¡Llegaste!

¿Evolución patrimonial y/o personal o familiar a España? (RENACER EN OTRO PAÍS)

Se requiere tiempo, dedicación, sabiduría vivencial, sensibilización y agudeza en el análisis de múltiples variables que sólo con la experiencia del recorrido completo se dilucidan, creando un espacio para contribuir con quienes están iniciando su jornada, con una filosofía surgida desde comprobaciones reales, mientras, sin apuros, asimilas y conectas con el esquema de inversión migratorio coherente.

El patrimonio y la emigración a España son circunstancias a planificar asertiva, conjunta o separadamente, sin tomar decisiones apresuradas que al final resultan perdidosas, costosas e ineficaces; tanto en la modalidad de elección de visados o adquisición de la ciudadanía, como en la fórmula de inversión para mantener y recrecer los activos, mientras nos protegemos de nuestra propia inexperiencia, aceleración, desespero, inmediatez, apuro, presión, miedo y a veces insensatez.  

La seductora bolsa, los impersonales fondos de inversión inmobiliaria donde cambiamos el dinero por papeles; las astutas gestoras, algunos habilidosos bancos o la tentación planteada por coloridas franquicias; el ambiguo disimulo entre operaciones inmobiliarias con información privilegiada de acceso restringido para pocos y la muy inflada oferta pública disponible cargada de comisionistas, además de otras fórmulas de inversión con largas cadenas de intermediación;  suelen plantear sistemas que resultan muy poco productivos o sustentables para la mayoría,  disminuyendo eficacia financiera colateral, la convertibilidad inmediata en crisis, la liquidez proyectada y compromete el control directo colocándonos en posiciones comprometidas.

Nuestra propuesta resulta de vivencias reales en la búsqueda del propósito; de las sensibilidades que hemos experimentado, de los miedos que nos petrificaron y luego vencimos, de las inverosímiles justificaciones que hemos recibido de “especialistas”, quienes en las caídas o crisis económicas, bursátiles, personales, políticas o de salud pública, no obstante sus buenas intenciones, siempre encuentran la forma de evadirse técnicamente de sus equivocaciones.

Después de esta realidad que muchos hemos vivido, asumiendo el fracaso como parte inherente del crecimiento y el éxito sólido, decidimos comprender y crear nuestro camino que, con paciencia, fe, acción asertiva y estudio resulta en la consolidación de un destino cimentado en firme que, con altibajos como es lógico, nos mantiene dentro de una zona tranquila, adaptativa y autónoma sobre certezas, variables, pero palpables, flexibles y en nuestro control. Decidimos no ser los experimentos financieros de otros en un Mundo en extremo distópico.

Desde que se toma la decisión de emigrar debemos diferenciar técnicamente lo personal y lo financiero con el propósito de tener una sinergia, balance y armonía entre tales circunstancias, ahorrando dinero, mientras evitamos a personas que no obstante puedan tener buena voluntad y cierto conocimiento técnico, no comprenden con exactitud los sentimientos y vivencias que estamos por recorrer, así como el desarrollo de una experiencia migratoria física individual, familiar y/o patrimonial coherente.

También encontraremos un modelo de respaldo y multiplicación patrimonial seguro para ti; aunque no te vayas a vivir y quieras diversificar o proteger tu patrimonio en uno de los mejores lugares del Mundo para invertir. Quizás estés planificando hacerlo en un futuro cercano o simplemente quieres empezar por algo elemental.

Ampliarte la óptica de las posibilidades brindadas por España y Portugal, desde una experiencia familiar propia, es nuestro objetivo y así formar parte todos de un sistema distintivo para quienes emigramos.

Para así iniciar la adaptación a un extraordinario lugar con afinidades culturales, históricas y sociológicas; personas amables y receptivas pero que muchas veces, no obstante sus muy buenas intenciones, honestidad y educación, no comprenden en lo esencial, en lo sustantivo, aquello que nos está sucediendo individual, familiar, psicológica, espiritual y económicamente. Y así, también desde su interpretación personal de nuestra situación, no empatizan recomendándonos inversiones desde los productos que tienen, usualmente costosos o inconvenientes a nuestros propósitos. Es allí cuando, transcurridos los años, surgen los “ojalá hubiese sabido…”. 

Incluso, aunque creamos estar muy claros en el proceso, podríamos padecer del Síndrome de Ulises o del Inmigrante y así incurrir en tangenciales errores, no sólo patrimoniales, sino de otra índole. Es entonces de importancia suma, categorizar cada fase y armar el nuevo rompecabezas de nuestro destino.

¿Tienes dudas?

Contáctanos